“Cartas a un francés sobre la crisis actual”. – Mijaíl Bakunin

Publicidad

 

“(…) es sobre la ficción de esta pretendida representación del pueblo y sobre el hecho real de la administración de las masas populares por un puñado insignificante de privilegiados, elegidos o no elegidos por las muchedumbres reunidas en la elecciones y que no saben nunca por qué y por quién votan. (…) la única diferencia que existe entre la dictadura revolucionaria y el estatismo no está más que en la forma exterior. En cuanto al fondo, representan ambos el mismo principio de la administración de la mayoría por una minoría”.
“(…) así, pues, desde cualquier parte que se examine esta cuestión, se llega siempre al mismo triste resultado: el gobierno de la inmensa mayoría de las masas del pueblo por una minoría privilegiada…
Pero esa minoría, nos dicen los marxistas, estará compuesta por “trabajadores”. Sí, de antiguos “trabajadores” quizás, pero cuando se conviertan en gobernantes o representantes del pueblo cesarán de ser “trabajadores” y considerarán al mundo trabajador desde su altura estatista; no representarán entonces al pueblo, sino a sí mismos y a sus pretensiones de querer mantenerse en el poder. El llamado “Estado del pueblo” no será más que una administración despótica de las masas del pueblo por una nueva y muy reducida aristocracia. El pueblo no es sabio y, por tanto, al ser enteramente eximido de sus responsabilidades será globalmente incluido en el rebaño administrado. ¡Hermosa Liberación!

Publicidad