La dictadura perfecta – #PelículaRecomendada

Publicidad



“La dictadura perfecta” una película mexicana que de manera cómica, desarrolla la relación de la clase política y la televisión.

Mi presente artículo NO trata de dar una sinopsis de la película, pero creo que es necesario para que se comprenda mejor el tema a tratar.
La película inicia con un error del Presidente de la República al decir que “los mexicanos estamos dispuestos a hacer todos los trabajos sucios que ni los negros quieren hacer”.
Así pues inicia una vez más la recuperación de la imagen y la popularidad del mandatario, esto con la ayuda de TV MX, el monopolio de la Corporación Mexicana de Televisión, para desviar la atención de los ciudadanos a este escándalo  necesitan lo que ellos llaman la “caja china”, es decir, un distractor para contrarrestar dicho alboroto, así  la televisora da a conocer en su noticiero estelar  un vídeo que involucra al Gobernador Carmelo Vargas en crímenes y negocios ilícitos.
Él a su vez preocupado por su futuro político, (pues quiere ser presidente de la República), decide negociar una cantidad exorbitante con los dueños de la televisora precisamente para limpiar su imagen pública, no solo en su estado o contra sus adversarios sino que pretende que en todo el país se le admire y se borre esa imagen falsa (según él), de corrupto y hasta inepto. Necesitara la ayuda de un conductor de noticias, del reportero estrella y de todo su gabinete.
Ahora bien, a mi parecer la película muestra una clara utilización del marketing, pues necesitan una investigación concisa, una planificación pero sobre todo necesitan comunicar y hacer creer a los ciudadanos que aquella figura pública atiende las demandas que se le confieren.
¿Qué tiene que ver esta película con la realidad?
Precisamente lo que decía en un principio, la relación de la élite política con el monopolio de la televisión, que está por demás mencionar quienes son, pero es por ello que incluso uno de los eslogan de la película es el siguiente:
La Televisión ya puso un Presidente… ¿Lo volverá a hacer?
Si bien, cabe aclarar que cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia, pero tanto en la película como en la vida real los funcionarios públicos se encuentran a la mira, de todo, absolutamente todo lo que hacen y dicen.
Y en un país donde desgraciadamente sigue arraigado el dicho “el que no tranza no avanza” la credibilidad de la clase política queda por los suelos, por ello los funcionarios necesitan de la complicidad de los medios de comunicación.
En la página de dicha película el director nos da su opinión sobre que circunstancias lo llevaron a realizarla. Nos hace mención de que la televisión se le considera como “el cuarto poder”, pero al igual que él, creó que esto va más allá, que incluso esté llega a superar a los otros poderes.

Si bien contamos con nuevos medios de información como son las redes sociales, la televisión sigue siendo mayor en cuanto a usuarios se refiere y por lo tanto tiene una mayor influencia sobre la opinión pública, pero las televisoras no sólo son poseedoras de la opinión pública, sino inclusive de los medios de producción, pues cuentan con bancos, casas de bolsa, casinos, laboratorios farmacéuticos, empresas de telefonía o Internet y no nos olvidemos de sus tan famosas fundaciones, que no descarto la labor humanitaria que hacen pero a mi parecer lucran con las necesidades de las personas, ya bien lo dijo la ONU en su recomendación de no apoyar a la Teletón. Pero esa es otra historia que contar.
Desde mi punto de vista “la dictadura perfecta” dejando a un lado lo cómico y sarcástico pretende hacer una reflexión crítica sobre los fenómenos que nos acontecen, creó también que aquella persona que va a ver la película sólo porque es graciosa está dando a entender que no le interesa la política como tal, pero la verdad es que aquella persona no conoce su realidad, ya que la política esta en todos lados, la economía, cultura, etc., recordemos también que los diputados y senadores deciden nuestros salarios o la clase de educación que tendrán nuestros hijos.
Debemos tratar de entender el cómo y él porqué de esta relación, la del poder político y los medios de comunicación. 
Es por ello que los invito a reflexionar más allá de la calidad de los actores, de los escenarios o de los momentos graciosos, la película nos muestra nuestra realidad, esa realidad que trasciende de los acontecimientos buenos y bonitos, aquella que nos tratan de ocultar las televisoras, hagamos una reflexión critica.
Vivimos en una Democracia que en muchas ocasiones es artificial porque el derecho a la libertad de expresión desgraciadamente sigue más en el papel que en la práctica.

Si tienes suscripción a Netflix la puedes encontrar ahí, si no de todas maneras te dejamos el enlace al torrent.

Descargar Torrent: La dictadura perfecta

Publicidad