No – #PelículaRecomendada

Publicidad

En “No”, Pablo Larraín cuenta cómo Pinochet perdió el poder en 1988 debido a las técnicas publicitarias.

Augusto Pinochet, autor de un golpe de Estado en Chile en 1973, abandonó el poder por la fuerza de las urnas a finales del ano 1980. Hasta la fecha, fue el único dictador que, bajo la presión internacional, había que realizar una votación para decidir de su destino, y fue derrotado democráticamente. La película sobre la referéndum del 5 de octubre 1988 es la tercera de Pablo Larraín quien produce su primer trabajo “positivo” durante el período del reinado de Pinochet. En sus dos películas anteriores: Tony Manero (2008) y Santiago 73, Post Mortem (2010), cuyos personajes principales eran psicópata y deprimido, Pablo Larraín habló de la sociedad chilena durante los años más oscuros de la dictadura militar.
En No, Rene Saavedra (Gael García Bernal) es un joven y brillante “creativo” en una agencia de publicidad que no podía imaginar su destino en la política. Su padre era un opositor del movimiento anti-Pinochet muy respetado por sus compañeros, que experimentó el exilio. Es por esta razón, pero sobre todo por su talento como publicista, que un líder de la campaña vino a verlo para pedirle que participe. Pablo Larraín se centra en lo que es más revolucionario en la campaña del No: los clips que, todos los días, a través de programas oficiales se transmiten por canales de televisión, todos controlados por el Estado, con 15 minutos para ambos el sí y el no.
Convirtiéndose en el iniciador de la comunicación del No, René código los mensajes políticos en la publicidad. Normalmente, la campaña es, para los líderes del No, una manera de recordar las atrocidades, asesinatos y desapariciones. La democracia es vendido como un producto. Aunque este método ha creado el debate dentro del partido anti-Pinochet, fue efectiva. Toda la campaña visual se basa en un eslogan: la alegría que tiene un logo “No” flanqueado por los colores del arco iris en el cielo. Los clips de época reflejan la elección de la ligereza, la imprudencia. “No” es una película mas brillante que antes. La publicidad al servicio de una buena causa ha llegado a Pinochet, pero su triunfo deja dudas.

Publicidad