Carta de Fin de Año

Publicidad

Estamos a unas horas de que el año 2015 se termine, un año con muchos altibajos, que nos ha dejado muchas experiencias, muchas decepciones y alegrías.
Ha sido [para mi] un año relativamente corto y que nos dio mucho por hacer. En varias ocasiones no obtuvimos los resultados que estábamos buscando, no aflojaremos, seguiremos de pie, y si nos caemos nos levantaremos la veces que sea necesario.

En este 2015 hemos debilitado al monopolio que los medios masivos de desinformación [al servicio del Bloque Hegemónico Empresarial] que tenían sobre la “verdad”, el sentido común y opinión pública. Las cortinas de humo que estos medios masivos de desinformación han tirado solo les han durado a lo mucho un par de horas, esto se debe a que gente común y corriente mantiene una red de información que se actualiza en tiempo real gracias a las redes sociales.

En este año nuestro derecho a la libertad de expresión y nuestro derecho a la información se han visto amenazados por una ley mordaza que ha sido promovida [mayormente] por el Bloque Hegemónico Empresarial, su brazo político [ARENA], sus herramientas de control social [EDH, LPG, DEM y TCS]. Este año finaliza sin una ley mordaza, debemos de estar pendientes y de luchar contra cualquier persona, grupo de personas o partidos políticos que atenten coartar nuestro derecho a expresarnos libremente.

Hemos tenido un año con mucha violencia social, esperamos que en el 2016 empiecen a cambiar [para mejorar] las cosas. Se ha implementado un impuesto regresivo [que está dañando a la mayoría de la gente] a las telefonías y comunicaciones para poder luchar contra la inseguridad, ojala estos fondos sean utilizados correctamente y con transparencia. Esperamos que si las cosas no han mejorado para mediados del año próximo que nuestro gobierno sea lo suficientemente valiente para pedir la renuncia de ciertos ministros, directores que tengan que ver con la seguridad pública.

Esperamos que en el 2016 logremos reducir la marginación judicial, política, económica y social. Debemos de luchar por una democracia real, una democracia directa, no podemos dejar las decisiones importantes a 84 personas [muchas de ellas velan por intereses personales]. Debemos de independizar y despolitizar al órgano judicial, no podemos seguir teniendo fiscales generales electos por nuestros diputados, lo ideal sería que el Fiscal General sea electo mediante una elección popular… en el peor de los casos que la elección sea gremial. La Corte de Cuentas también se debe de despolitizar, no podemos seguir siendo rehenes de políticos sin escrúpulos.

En este año hemos visto cómo ciertas personas se han burlado de la justicia, empezando por todos los involucrados en el caso de Francisco Flores Pérez, un Fiscal General que ha actuado [en mi opinión] como el mayor defensor y mayordomo del ladrón confeso del Expresidente Flores Pérez. Aplaudo la valentía de Bertha María Deleon, Oscar Campos, Ramón Villalta [y demás querellantes] que a pesar que han sido acosados, intimidados y amenazados por cierto grupo de poder no se han dejado y han hecho una labor extraordinaria. Necesitamos limpiar el sistema judicial, una persona como Bertha María Deleon sería una excelente opción para Fiscal General.

Este año ha sido en el cual el pueblo de Guatemala se levantó, se unió, dejó a un lado sus diferencias y luchó contra la corrupción y contra los corruptos, los vientos de revolución de nuestros hermanos guatemaltecos no fueron lo suficientemente fuertes como para contagiarnos con esos ánimos de lucha para cambiar el país. Surgieron varios grupos que quisieron luchar contra la corrupción, un grupo financiado y apoyado por el Bloque Hegemónico Empresarial que solo quería luchar contra la corrupción de un lado pero hacía a un lado [y hasta cierto punto defendía] la corrupción de los gobiernos de ARENA. Por otro lado estuvimos nosotros que a pesar que no teníamos fondos para llevar a cabo una convocatoria logramos haciendo una donde se le permitió expresarse libremente en contra de los políticos corruptos [sin importar el bando] y lo más importante: hubo respeto. A nadie se le expulso o se le humilló por pensar diferente.

En este año perdimos al Dr. Armando Bukele, una gran persona, un intelectual de primer nivel, un hombre sabio, al cual yo le tenía un gran cariño. Gracias a las redes sociales aún podemos ir y leer la sabiduría y comentarios de el Dr. Bukele. Cuanta razón tenia el Dr. en lo que día a día compartía con sus seguidores. Lo vamos a extrañar mucho, pero le prometemos seguir sus sabios consejos.

Cierro esta carta de fin de año queriendo desearles un Feliz Año Nuevo, un mejor año, lleno de esperanza y lucha. Prometemos no aflojar, seguiremos de pie y seguiremos luchando por un mejor El Salvador.

La revolución ya empezó… te invito a que luches por una mejor mañana, por una sociedad justa, por un país con menos corrupción por una economía y política que esté al servicio de la gente y que no se esté sirviendo de el pueblo.



Un fuerte abrazo,


Alejandro Muyshondt


Publicidad