Hoja de Ruta para cambiar las cosas en El Salvador #Debemos #Podemos

Publicidad

– Derrotar al miedo: el miedo es su arma más poderosa. La esperanza y la determinación son las nuestras. 

– Promover los principios de justicia, sentido común y solidaridad, contra el muro de lo inconcebible. 
– Ser conscientes de nuestra fortaleza: podemos encontrarla en la unidad, en la acción constante, en las luchas de masas. El sistema tiembla cuando la gente une sus voces, cuando la desesperación y la inseguridad se convierten en resolución y determinación. 
– Afirmar y ejercer la hegemonía: establecer qué es la alternativa y qué no lo es depende del equilibrio de fuerzas y la estabilidad del poder. La austeridad, la recesión, la inmunidad fiscal de los ricos, la actividad sin cortapisas de especuladores y usureros bajo el nombre de «mercados», no son mandamientos grabados en piedra. Si hasta ahora se han considerado inviolables es porque habíamos aceptado la legitimidad de las fuerzas económicas por encima de nuestras vidas. Hoy en día toda lucha social debe desafiar la estabilidad del poder. 
– Ser más fuertes que los mercados. Existe una alternativa. Debemos tener la fuerza para llevarla a cabo. 
– Defender la democracia. Promover una participación mayor y más activa del pueblo en la toma de decisiones que le afectan, en todos los niveles. Tanto a través de las instituciones existentes como mediante la creación de nuevas instituciones. Utilizar cada oportunidad que la democracia nos ofrece para lograr el gran cambio que necesitamos: darle la vuelta a la economía y ponerla al servicio de la sociedad y las necesidades humanas.

Publicidad