7 desafíos que enfrenta la Francia de Macron – Rodrigo Riquelme

Publicidad

Entre las promesas de campaña del presidente electo de Francia se encuentra la inversión de 50,000 millones de euros en producción de energía y nuevas tecnologías; la flexibilización de las leyes laborales francesas y una mayor integración y armonización fiscal entre los países que conforman la Unión Europea.

El pasado domingo 14 de mayo tomó posesión el recién electo presidente francés Emmanuel Macron, quien salió victorioso de una campaña llena de altibajos, en medio de un ambiente de polarización en Francia que ha dividido a la población de este país entre quienes apoyan la adhesión a la Unión Europea y los beneficios que ésta supone y los que han votado por un rechazo a la unidad de Europa y a la existencia de una moneda única.

Según el diario británico The Guardian, Macron “está tomando las riendas de un país agotado por décadas de desempleo masivo, con una economía estancada y que sigue viviendo en estado de emergencia, al enfrentar constantes amenazas terroristas y con tropas fuera de sus fronteras en la región del Sahel en África enfrentando grupos yihadistas”.

Entre las promesas de campaña del presidente electo de Francia se encuentra la inversión de 50,000 millones de euros en producción de energía y nuevas tecnologías; incrementar la instrucción y capacitación laboral; la fusión de los distintos sistemas pensionarios que existen en Francia; la flexibilización de las leyes laborales francesas y una mayor integración y armonización fiscal entre los países que conforman la Unión Europea. Pero, ¿cuáles son los retos que enfrenta Francia con Macron como presidente?

Aquí te presentamos una lista con los siete desafíos que enfrenta la Francia de Macron:

1. División nacional

Las elecciones francesas pusieron de manifiesto la división que existe entre ricos y pobres en ese país. Similar a la disputa que se sigue viviendo en Estados Unidos, las ciudades prósperas y multiculturales en Francia se enfrentan a las zonas rurales y a la periferia desindustrializada. De acuerdo con el diario inglés The Guardian, fueron millones las personas que eligieron a la derecha e izquierda radicales en la primera ronda de la elección y más de 60% de quienes votaron por él en la segunda ronda lo hizo para evitar que la ultraderechista Marine Le Pen se hiciera con el poder. Además, según datos del propio gobierno francés, los votos en blanco o nulos, que no cuentan dentro de la elección, registraron un récord de 11.5% y el abstencionismo fue de 25.4 por ciento, por lo que en realidad muchos de sus connacionales no están convencidos de su programa político.

2. Terrorismo

Desde enero del 2015, diversos atentados adjudicados al Estado Islámico han dejado más de 200 muertos en Francia, por lo que el país se encuentra en constante estado de emergencia. Una de las propuestas de Macron para combatir el terrorismo en el país galo es el fortalecimiento de los servicios de inteligencia franceses y la formación de una fuerza de acción rápida en contra del terrorismo. El recién electo presidente francés también se ha pronunciado por el reforzamiento de las fronteras exteriores de la Unión Europea, por lo que propuso un aumento de entre 1,000 y 5,000 efectivos de la agencia europea Frontex.

3. Desempleo

En comparación con uno de sus aliados estratégicos dentro de la Unión Europea, Alemania, el desempeño de la economía francesa ha sido decepcionante. De acuerdo con el diario británico The Guardian, hace quince años los dos países más grandes de la Unión Europea tenían más o menos los mismos niveles de calidad de vida. “En el momento en que se introdujo la moneda europea, en el 2002, las tasas de desempleo francesa y alemana se situaron en torno a 8 por ciento. Hoy en día, la tasa de desempleo de Alemania ha caído por debajo de 4%, mientras que el desempleo francés es cercano a 10 por ciento”.

Es preciso destacar que uno de cada cuatro jóvenes franceses de menos de 25 años no encuentran empleo, por lo que la tasa de desempleo entre los jóvenes es la más preocupante, al alcanzar casi 25 por ciento. Según el diario británico, uno de los primeros movimientos que Macron ha propuesto para combatir esta tendencia es la desregulación del mercado laboral en favor de las empresas. Esta medida ya fue tomada por el actual presidente francés Francois Hollande, quien intentó modificar las leyes laborales a partir de decretos presidenciales, lo que condujo a intensas protestas sociales durante todo el 2016. Algo con lo que los sindicatos y las uniones laborales ya han amenazado a Macron si sigue con esta estrategia reformista.

4. Unión Europea

Una de las banderas que adoptó Macron durante su campaña por la presidencia de Francia fue su carácter pro-Europeo. Por esta razón, uno de los primeros viajes que hará será para visitar a la canciller alemana Angela Merkel. “El pobre historial económico de Francia le ha dejado un complejo de inferioridad cuando se trata de Alemania”, indica The Guardian. Según el diario inglés, la disparidad entre el desarrollo económico francés y el alemán ha dejado al país galo en un estado de servidumbre y Alemania sigue temerosa de firmar cheques en blanco a cualquier país de la eurozona. “Angela Merkel nunca tomó en serio a Hollande”, refiere el diario inglés.

El director del think-tank Centro por la Reforma Europea, Charles Grant, comentó que Macron quiere dos cosas de Alemania: que los ayude a fortalecer su economía nacional y la de otros países de la Unión Europea y completar el proyecto de que la Unión Europea cuente con un presupuesto que esté administrado por el Parlamento y por un ministro de finanzas de la eurozona, dijo el diario británico.

5. Economía francesa

A diferencia de cuando se creó la Unión Europea, hace más de 20 años, hoy en día, la economía de Alemania es casi un quinto más grande que la francesa. De acuerdo con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, el problema de Francia es que gasta mucho dinero y lo gasta de forma errónea. “Esto no funcionará con el paso del tiempo”, advirtió el funcionario.

Además, Francia cerró el 2016 con un desajuste en su cuenta pública de -3.4% del Producto Interno Bruto (PIB) francés y tiene una deuda que alcanza 96% del PIB. Pese a este panorama económico, el gasto gubernamental del Estado francés también ha registrado una tendencia creciente, que en el 2016 llegó a 56.2% del Producto Interno Bruto, lo mismo que los impuestos que deben pagar los franceses, que llegaron a 52.8 por ciento. Justamente, éste es el principal reto de Macron, devolverle la vitalidad a una economía francesa que lleva tres décadas en declive.

6. Elecciones legislativas y primer ministro

La siguiente tarea de la estrategia política de Macron debe ser asegurar una mayoría en el Congreso francés, para llevar a cabo las reformas que considera necesarias sin la necesidad de hacer una avalancha de decretos presidenciales. De acuerdo con el diario inglés The Guardian, nunca había existido tanta secrecía con respecto a quién ocupará el cargo de primer ministro del recién electo presidente francés. Tal vez esto se debe a que Macron no forma parte de partido político alguno, ni de izquierda ni de derecha, y por lo tanto, requiere de alguien que represente un equilibrio entre las distintas ideologías que figuran en el Legislativo francés.

Macron, el presidente más joven en Francia desde Napoleón, enfrenta el desafío inmediato de asegurar la mayoría en las próximas elecciones parlamentarias para poder implementar los planes que propuso durante su campaña acerca de reducir el gasto gubernamental, aumentar la inversión y reformar el sistema tributario, laboral y de pensiones, de acuerdo con información de Reuters. Sin embargo, para contar con una mayoría en el Legislativo, Macron deberá contar con 280 diputados del movimiento que lo llevó al poder. Si la plataforma del nuevo presidente no alcanza esta cifra, deberá formar alianza con otros partidos políticos para conseguir las reformas que está impulsando.

7. Eficiencia gubernamental

Una de las promesas que el nuevo presidente de Francia ha impulsado más desde que inició su campaña es la de otorgarle más eficiencia al gobierno francés. Para muchos, el Estado francés ha crecido a un nivel descontrolado, lo que se confirma si consideramos que el gasto del gobierno representa más de 50% del Producto Interno Bruto de todo el país.

De acuerdo con el diario inglés The Guardian, Macron quiere crear nuevas reglas de ética para los políticos y funcionarios franceses, lo que podría incluir una iniciativa contra el nepotismo revelado por las investigaciones de corrupción del candidato de la derecha Francois Fillon , además de la financiación presuntamente ilegal al partido de Marine Le Pen durante la campaña presidencial.

Publicidad

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*