EEUU. Fallece Earl Gilman (“Luis Tapia”), militante revolucionario que participó en el MIR chileno

Publicidad

Earl Gilman in memoriam, sindicalista, revolucionario, marxista, internacionalista, un ser humano. Transcurría en 1970 en Chile un Gobierno Popular de Salvador Allende, cuando llega al país Gilman, invitado a un Congreso Sindical. El ya era un admirador del MIR, por tanto visitó lugares donde operaban los FTR, MPR y el MIR, por La Bandera y […]

Earl Gilman in memoriam, sindicalista, revolucionario, marxista, internacionalista, un ser humano.

Transcurría en 1970 en Chile un Gobierno Popular de Salvador Allende, cuando llega al país Gilman, invitado a un Congreso Sindical. El ya era un admirador del MIR, por tanto visitó lugares donde operaban los FTR, MPR y el MIR, por La Bandera y la 26 de enero, por la Nueva Habana, Hirmas y Cordones Industriales.

Antes de retornar a los EEUU, se comprometió ayudar solidariamente al MIR y sus Frentes de Masas, disciplinado y constante, un gran revolucionario que nunca dejó de estar vinculado a las luchas del Pueblo Chileno.

El 23 de mayo del 2017, el internacionalista consecuente dejó de respirar. Se va un imprescindible, un proleta, los mexicanos, salvadoreños, centroamericanos, chilenos y latinoamericanos, recordarán para siempre el corazón solidario de Luis Tapia. Todos los que pasaron por su Casa en San Francisco, CA., la Familia Toro Ayress con la Rosita Toro, Amparo Ochoa y José de Molina, El Teto y muchos camaradas de El Salvador y CENTROAMÉRICA, los tenemos presente.

Nuestro sentido pésame a su familia, amig@s y camaradas.

Gilman es y fue de los que no dejó de luchar hasta el último suspiro. Por tanto no le llamaremos muerto. Será recordado por la clase obrera Norteamericana y por los Pueblos de la América Morena.

QUERIDO LUIS TAPIA (GILMAN),

HASTA LA VICTORIA SIEMPRE.

TU COMPA EL MELINKA, VÍCTOR TORO RAMÍREZ Y LOS MIRISTAS DEL BRONX

Earl Gilman
O Luis Tapia;
El siempre activo
El siempre militante
De todo movimiento.
Los sábados de fin de mes en la calle Veinticuatro,
Esquina con la Misión.
Que los desamparados,
Que el movimiento de los indignados,
Que los lencas de Honduras,
Que los mapuche de allá.

Pereció como los grandes
Que no necesitan llegar al final
Para comprender que la efímera existencia
Es lucha
Si debe ser satisfactoria.

La muerte es el llamado de la eternidad.
Es el rendir cuentas con tu sacrificio.
¿Y quién lo reconoció?
No importa.
¡Porque el fruto del amor nadie lo destruye!

 

Publicidad