La planta solar térmica más grande del mundo cubre las necesidades de calefacción de 4.400 hogares daneses

Publicidad

En países como Dinamarca, mantener los hogares caldeados requiere de un importante consumo energético que afecta al bolsillo y al medioambiente. Ante esta situación, las autoridades han promovido la construcción de la planta solar térmica más grande del mundo que, con 12.436 paneles instalados sobre una superficie de 156.694 metros cuadrados en Silkeborg, en el centro del país, cuenta con un rendimiento anual de 80.000 MWh.

Con esa energía se prevé que la macroinstalación, en funcionamiento desde finales del año pasado, cubra las necesidades de calefacción de 4.400 hogares, lo que se traduce en el 20% del consumo de energía para la producción de calor en esta zona suiza.

Construida por Silkeborg Forsyning  y Arcon-Sunmark, firma especializada en plantas solares térmicas a gran escala, la central ha arrebatado un récord que, sin embargo, se queda en Dinamarca, puesto que la instalación solar térmica más grande hasta la entrada en funcionamiento de la de Silkeborg se ubicaba muy cerca, concretamente en Vojens. Allí, la misma empresa había instalado ya una central de 70.000 metros cuadrados (la mitad que la actual) y con una capacidad de producción de 28.000 MWh.

Pese a las enormes proporciones de la planta de Silkeborg, esta se fraguó y se construyó en 2016: en febrero se firmó el contrato, el mayo arrancó la obra, y en diciembre, solo siete meses después, las instalaciones entraron en operación. Para que esto fuera posible, camiones cargados de paneles solares de 12’6 metros cuadrados tuvieron que hacer ni más ni menos que 445 viajes para trasladar a Silkeborg todos los equipos.

Un día soleado se traduce en esta planta en que 2’7 millones de litros de agua pasen cada hora por el sistema, que está conectado por más de un kilómetro de tuberías con la unidad de la calefacción del distrito. “Estamos orgullosos de ser parte de este proyecto, que prueba la rapidez con la que se puede ejecutar la transición a energías renovables, asegura el responsable de Arcon-Sunmark, Søren Elisiussen.

La ubicación de esta central no es casual, no solo por la necesidad de Silkeborg de contar con energías alternativas para la climatización de viviendas, sino porque las autoridades de esta zona de Dinamarca persiguen el objetivo de ser independientes del carbón y del petróleo de aquí a 2030, para lo que han dado un paso importante con la instalación de esta planta solar.

Más información en Arcon-Sunmark.

 

Publicidad