Se puede derrotar al terrorismo con un recurso que aborrecen los gobernantes: la inteligencia

Publicidad

 

Si se hubiera creado un Estado Palestino con fronteras seguras y garantizadas por la comunidad internacional y con capital en Jerusalén Este, ahora no viviríamos la pesadilla de los ataques suicidas. Los Estados Unidos y sus aliados han invadido las fronteras islámicas (hudud) por tierra, mar y aire.

Para derrotar al terrorismo del Estado Islámico (ISIS en sus siglas en inglés) no bastan los mal llamados Servicios de Inteligencia (espionaje). Se echa de menos esa capacidad del ser humano de detectar la raíz de los problemas y adoptar medidas para solucionarlos. Los gobernantes aborrecen utilizar la verdadera inteligencia en los momentos difíciles y optan, en la mayoría de los casos, por matar moscas a cañonazos.

Aunque ya me he referido varias veces a las causas del terrorismo islámico creo que es necesario volver a repetirlo para que la gente de a pie entienda por qué estallan bombas en las ciudades del “mundo civilizado” que, a mi juicio, está poco o mal informado sobre el origen del huevo de la serpiente.

-1- La primerísima causa del terrorismo fundamentalista es la irresolución del conflicto palestino. Si se hubiera creado un Estado Palestino con fronteras seguras y garantizadas por la comunidad internacional y con capital en Jerusalén Este, ahora no viviríamos la pesadilla de los ataques suicidas. El detonante de la rápida expansión de “la yihad” (en el sentido de guerra santa contra el infiel) fue la firma de los acuerdos de Camp David, el 17 de septiembre de 1978 [1] , entre el presidente egipcio Anuar el-Sadat y el primer ministro israelí Menajen Begin, con la mediación del presidente estadounidense Jimmy Carter. Mediante aquel tratado, el Estado de Israel, fundado en 1948, se comprometía a devolver las tierras ocupadas (en varias guerras) al país de El Nilo, pero ignoraba los derechos históricos y milenarios del pueblo palestino. A partir de aquel momento se produjo un crecimiento espectacular del poder de los clérigos en todo el mundo musulmán y de la cofradía egipcia de los Hermanos Musulmanes. El 6 de octubre de 1981 es asesinado el presidente Anuar el-Sadat por un comando ultra religioso durante un desfile militar que conmemoraba “El Día de la Victoria” sobre Israel (en la Guerra de Yom Kipur, del 6 al 25 de octubre de 1973) en una avenida de El Cairo.

2- La constante violación, por parte de Estados Unidos y sus aliados, de las fronteras físicas y espirituales del Islam. Al respecto, la prestigiosa socióloga Fatima Mernissi [2] , Premio Príncipe de Asturias de las Letras, dice en su obra “Miedo a la modernidad: Islam y Democracia”, escrita hace más de 25 años:

Los Estados Unidos y sus aliados han invadido las fronteras islámicas (hudud) por tierra, mar y aire. Los musulmanes ven al enemigo en todas partes: en el cielo, en el fondo del mar, en las estrellas (satélites)…La Meca sigue siendo el lugar más sagrado para los musulmanes pero, subraya, “necesita de los cazabombarderos norteamericanos para protegerse”.

EEUU, además de garantizar la seguridad de La Meca, (uno de los motivos del alzamiento de Osama Bin Laden y de la creación de Al Qaeda) se ha convertido en el guardián ideal de los pozos de petróleo y de la riqueza obscena de reyes, emires, y jeques, que explotan, humillan y castigan sin escrúpulos a las trabajadoras y trabajadores foráneos del tercer mundo, y tienen semi esclavizada a la población femenina. El Tío Sam manda, es el super árbitro de los conflictos internacionales. A Rusia la dejan hacer incursiones bélicas en algunos puntos calientes, ya que ha abandonado “el odioso comunismo” y se espera que, a medio plazo, entre en el club VIP reservado a las potencias occidentales. Que ningún ingenuo piense que Rusia es hoy el contrapeso de EEUU. Mientras Moscú dedica a Defensa (presupuesto de 2017) unos 68.000 millones de dólares, el Pentágono recibirá en ese mismo ejercicio unos 680.000 millones de dólares. No hace falta ser un genio en economía para saber quién es el jefe y por qué.

-3- La Guerra de Irak (que se inició el 20 de marzo de 2003) utilizando la mentira con premeditación y alevosía. Tras la torpeza de eliminar como se hizo a Sadam Hussein, erupcionó en la cuna de la civilización el ISIS, cuyos fieles se multiplicaron como hongos y avanzaron, con la ceguera internacional, hacia Siria. La idea era fundar el Estado Islámico de Irak y el Levante (Al Daula Al Islamiya fi Irak ua Al Sham).

-4- Hasta que Trío de las Azores (Bush, Blair y Aznar) aprobó ir a la guerra contra Irak, el 15 de marzo de 2003, España había sido considerada por sus “primos musulmanes” el mediador ideal entre Europa y el Islam. Con la sonrisa de hiena de Aznar abrazando al emperador yanqui, Madrid perdió toda su credibilidad y pasó, a lo bobo, de amigo a enemigo.

En las guerras que han librado en las últimas décadas EEUU y sus aliados contra los árabes, incluyendo la destrucción de Gaza, se han masacrado a decenas de miles de civiles, incluyendo niños, mujeres y ancianos. Ya sé que la muerte de un niño o una niña europea no tiene el mismo valor que la muerte de un millón de menores en tierras incivilizadas donde la falta de alimentos deforma sus cuerpos. ¿No comenzó la guerra de Troya tras el robo de la bellísima, blanquísima y rubísima Helena? ¿Hubiera escrito Homero la Iliada si en vez de ser raptada Helena, hija de Zeus y Leda, por el enamoradizo Paris, éste se hubiese adueñado de un puñado de esclavos miserables, o de esos individuos que Eduardo Galeano denomina los Nadies?

-5- La hiriente desigualdad social y corrupción en gran parte del mundo musulmán (en eso no nos diferenciamos). Para paliar esa injusticia, los clérigos, las mezquitas y las escuelas religiosas dan comidas y estudios gratis.

-6- El amigo americano (bis): Arabia Saudí. Riad contribuye al terrorismo facilitando la expansión, con apoyo económico, de la rama más radical del islamismo: la wahabí.

Y vuelve a cantar Quiquiriquí el Noble Gallo Beneventano para proponer una idea ¿Por qué no empezamos a utilizar la inteligencia y dejamos de votar a esos gobernantes que no ven más allá de sus narices y su único sueño es crecer, crecer y crecer (cual rana forzada a tragar agua) y competir, competir, competir -considerando al otro un enemigo a batir- hasta que el planeta estalle con toda la mierda y belleza que lleva dentro?

* Javier Cortines es Diplomado en lengua árabe por el centro Darek Nyumba de Madrid, dependiente de la Universidad de Comillas de Santander (Cantabria), y Experto en Cultura, Religión y Civilización Islámicas por la UNED (Madrid, 2005).

[1] En aquella época yo trabajaba como profesor de castellano en el Centro Hispánico de El Cairo.

[2] Fatima Mernissi (Fez, Marruecos, 1944). “Miedo a la modernidad: Islam y Democracia” (Editorial Oriente y Mediterráneo, 1992).

Publicidad