El juicio del meme – Nayib Bukele

Publicidad

Hoy inicia el juicio, después de más de año y medio de persecución, audiencias, recursos, acusaciones y linchamientos mediáticos, contra 5 jóvenes, acusados (aunque quieran llamarle de otra forma) de hacer un meme.

Hace más de año y medio (1 año 8 meses para ser exactos) que la Fiscalía de Luis Martínez (ahora preso por corrupción) inició un proceso acusando a 5 jóvenes, de haber hecho una parodia de La Prensa Gráfica. Él, en aquel entonces Fiscal, no tenía recursos para perseguir a los que asesinan 12 personas diarias, ni a los que desaparecen otro numero similar, ni a los narcotraficantes, ni al crimen organizado, ni a la corrupción (como los destinatarios de los millones que vinieron de Taiwán para los damnificados de los terremotos, caso que el mismo conoció y boicoteó). No, él, en aquel entonces Fiscal, no tenía “los recursos” para perseguir al crimen, pero sí tenía suficientes recursos tecnológicos, humanos, financieros, policiales, fiscales, periciales, etc. para “encontrar” a los supuestos causantes de haber hecho algo inaudito, algo que no podía permitirse que volviera a suceder en El Salvador: 5 jóvenes habían supuestamente cometido la peor de las injurias, se habían burlado de un poderoso y lo peor, lo habían hecho en internet.

Esta “injuria contra toda la sociedad salvadoreña” (la supuesta burla contra un poderoso en internet) debía ser castigada con todo el peso de la ley. La condena debía ser ejemplarizante. Para que nunca más, ningún otro salvadoreño se atreva a criticar a un poderoso. “¿Cómo se atreven a criticar a Don José Roberto Dutriz? ¿cómo se atreven?”

El trabajo del, en aquel entonces, Fiscal Luis Martínez era, supuestamente, proteger al pueblo de los criminales y delincuentes; investigando quiénes fueron, capturándolos, condenándolos y llevándolos a prisión.

Él se lo “tomó en serio” y, aunque no se dedicó a capturar verdaderos delincuentes, sí se dedicó a fabricarlos, a eliminar a los enemigos políticos de sus “amigos” (aunque hoy TODOS esos “amigos” lo abandonaron), se dedicó a estirar las leyes, a estirar los procesos, a estirar las pruebas. Todo, para seguir la agenda de sus “amigos”. Esos mismos “amigos” que le daban las portadas en los diarios, que lo invitaban a la fiesta, que le daban los sobresueldos, que le aplaudían, que lo ponían como el paladín de la justicia, son los mismos que ahora, que cayó en desgracia por hacer justo lo que ellos le pedían, se burlan de él.

Y así fue, como los exiguos recursos obtenidos del dinero del pueblo, cuando éste paga impuestos al comprar frijoles y leche (mismos impuestos de los que están exentos El Diario de Hoy y La Prensa Gráfica), fueron utilizados para perseguir a estos 5 “peligrosos delincuentes”, estos 5 jóvenes quienes (aunque estoy seguro que ni de eso tienen pruebas) supuestamente hicieron una parodia de La Prensa Gráfica y lo que fue peor, en una de las parodias, se burlaron del dueño: de Don José Roberto Dutriz.

De ahí vino el nuevo Fiscal, quien también afirma que no tiene recursos para perseguir a los homicidas, que tampoco tiene recursos para cuantificar cuántos desaparecidos hay (mucho menos encontrarlos), que tampoco tiene suficientes recursos para combatir el crimen organizado, ni la corrupción, ni el narcotráfico, ni la extorsión.

Pero aparentemente sí tiene más que suficientes recursos para llevar por año y medio un proceso contra 5 jóvenes que supuestamente hicieron una parodia de La Prensa Gráfica. ¿Pero realmente en esto quiere el pueblo que se invierta su dinero, ganado con sudor, luego de ser explotado, mal pagado y, al final de cuentas, todavía le meten la mano a la bolsa para cobrarle impuestos (impuestos que la misma Prensa Gráfica está exenta de pagar)?

Así que, aunque el Fiscal cambió, el proceso continuó. Probablemente, porque aunque cambió Fiscal, no cambiaron los “amigos” (esos mismos “amigos”… sí, ya el lector adivinó lo que sigue).

Solo había un problema. No existe NINGUNA LEY en la legislación salvadoreña que prohiba parodiar periódicos, ni burlarse de los contenidos de los panfletos. Entonces la Fiscalía estiró (bajo la burla de casi toda la comunidad jurídica del país) 4 leyes para acusarlos (no podían llamarle meme porque la palabra ni siquiera está en las leyes). Así que los acusaron de “uso ilegítimo de distintivos comerciales”, “violación a derechos de autor”, “falsedad material” y “agrupaciones ilícitas”. A ver cuál pega. Claro, no tenemos ninguna ley que prohiba hacer una parodia de un periódico. Pero sí tenemos otras 800 que prohiben otras cosas. Tal vez con un poco de experiencia y “aceite” se puede llegar a encajar un cubo en un espacio hecho para un cilindro.

Y claro, con un sistema judicial corrupto como el nuestro, a quien el mismo Fiscal (cuando iniciaba) llamó “clicas judiciales” es normal que el juicio haya llegado tan lejos. Es normal, que ahora salga el apoderado de La Prensa Gráfica a decir, sin ningún miedo, que “El proceso ha sido preparado de manera tal que debe concluir con una sentencia condenatoria”. ¿En serio? ¿Ya sabe como va a concluir el proceso? ¿Ya compró a los 3 jueces que van a conocer el caso?

Y bien, aunque la Fiscalía haya aclarado, en dos ocasiones y por escrito, que yo no estoy involucrado; lo denuncio. ¿Por qué? porque me parece de lo más asqueroso que nuestro “sistema de justicia” siga estando al servicio de los poderosos. Quienes han llegado al extremo de querer una condena de 11 a 19 años de cárcel para cada uno de estos jóvenes, por supuestamente hacer algo objetivamente menor que robar una gallina: burlarse de un poderoso.

Si nuestro país sigue así y nuestros jueces nos demuestran, una vez más, que no están al servicio de la justicia, sino de los poderosos; que no importa destruir la vida de 5 jóvenes, con tal de afectar (según ellos) políticamente a un adversario que no pueden vencer en las urnas; si se prestan para condenar a 5 jóvenes por delitos que ni siquiera existen; me temo que ya no habrá garantías para nadie. Ya no habrá justicia (aunque tal vez soy ingenuo al asumir que alguna vez la ha habido).

Pero bueno, los que realmente están en el banquillo de los acusados, no son estos 5 jóvenes por hacer un meme (o como le quieran llamar); sino los 3 jueces, quienes demostrarán si fallan a favor de la justicia o de sus “amigos”. Pero recuerden, la mentira tiene patas cortas y la verdad siempre la alcalnza. Así que, si algún día caen en desgracia por el prevaricato, abuso de poder y violación de derechos que estarían apunto de cometer, ya saben lo que harán sus “amigos” (sí, ya el lector adivinó qué sigue).

Publicidad

1 Comment

  1. Para los señores poderosos de la prensa Grafica hablan de la libre expresión solo cuando los critican a ellos por sus portadas amarillistas, por sus noticias tendenciosas, o sus publicaciones de defensa a los colones oligarquicos. claro la libre expresión no aplica para el pueblo y para aquellos que estamos hartos de tanta manipulación mediatica.

Comments are closed.