9 de agosto, Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Publicidad

Los pueblos indígenas conforman menos del 5% de la población mundial, pero representan el 15% de los pobres. El 9 de agosto, Naciones Unidas celebra el
Día Internacional de los Pueblos Indígenas. Esta fecha fue establecida para reconocer el valor cultural y social, que permite un trato respetuoso a los valores naturales de su entorno y una explotación ejemplarmente sostenible de sus recursos.

Las poblaciones autóctonas han buscado durante años el reconocimiento de sus identidades, su forma de vida y el derecho sobre sus territorios tradicionales y recursos naturales. Pese a ello, a lo largo de la historia, sus derechos han sido siempre violados. En la actualidad, se encuentran sin duda entre las poblaciones más vulnerables y perjudicadas del mundo. La comunidad internacional reconoce ahora que se necesitan medidas especiales para proteger sus derechos y mantener sus culturas y formas de vida.

LOS EFECTOS DEL CAMBIO CLIMÁTICO EN LAS COMUNIDADES INDÍGENAS

Por desgracia, el cuidado del medio ambiente que llevan a cabo las comunidades indígenas desde tiempos inmemoriales no significa que su entorno esté libre de peligro. Constantemente, se ven amenazados por proyectos de los países desarrollados, principalmente relacionados con la extracción de petróleo, así como por los efectos del cambio climático, que se origina en el Primer Mundo pero termina afectando, sin distinciones, a todos los seres del planeta.

Los pueblos indígenas son de los primeros que tienen que afrontar las consecuencias directas del cambio climático por su dependencia del medio ambiente y de sus recursos y su estrecha relación con ellos. El cambio climático agudiza las dificultades que ya enfrentan las comunidades indígenas vulnerables, como la marginación política y económica, la pérdida de tierras y recursos, las violaciones de los derechos humanos, la discriminación y el desempleo.  Recordemos, por ejemplo, que:

  • En las regiones altas del Himalaya, el derretimiento de los glaciares afecta a centenares de millones de personas que viven en el medio rural  y dependen de las corrientes estacionales de agua, y se traduce en más agua a corto plazo, pero menos agua a largo plazo, a medida que los glaciares y la capa de nieve se
    reducen.
  • En el Amazonas, el cambio climático tiene consecuencias como la deforestación y la fragmentación de los bosques y, por tanto, un aumento del carbón liberado en la atmosfera que agrava algunos cambios y provoca otros. Las sequías de 2005 produjeron incendios en la región oriental del Amazonas.  Es probable que este fenómeno ocurra nuevamente a medida que la selva tropical se vaya transformando en sabana, lo que acarreará enormes consecuencias para los medios de vida de los pueblos indígenas de la región.

ALGUNAS MEDIDAS DE MITIGACIÓN FRENTE AL CAMBIO CLIMÁTICO PUEDEN TENER CONSECUENCIAS INDESEABLES

Algunas medidas de mitigación pueden tener consecuencias indeseables, ya sea directas o indirectas, para las comunidades indígenas. Por ejemplo, algunas iniciativas agrícolas que pueden reducir las emisiones de gases de efecto invernadero pueden provocar un aumento los monocultivos y la consiguiente disminución de la biodiversidad y la seguridad alimentaria. La participación plena y efectiva de las comunidades indígenas es fundamental para la elaboración de medidas de mitigación oficiales que no perjudiquen a las comunidades vulnerables.

Los pueblos indígenas que eligen o se ven obligados a emigrar lejos de sus tierras tradicionales suelen ser víctimas de una doble discriminación, por migrantes y por indígenas. Los pueblos indígenas, a causa de sus desplazamientos repentinos provocados por incidentes climáticos, limitadas opciones de migración legales y pocas oportunidades para tomar decisiones con conocimiento de causa, pueden ser más vulnerables a formas de migración irregulares, como la trata y el contrabando de personas. La deforestación, especialmente en los países en desarrollo, está obligando a las familias indígenas a migrar por motivos económicos a las ciudades, donde a menudo terminan viviendo en barrios marginales.

10º ANIVERSARIO DE LA DECLARACIÓN DE LA ONU SOBRE LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS

El 13 de septiembre de 2007, la Asamblea General aprobó la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas. Se trata de un hito importante y un punto de referencia en cuanto a la cooperación y la solidaridad entre los pueblos indígenas y los Estados Miembros que ha sentado los cimientos de una nueva alianza para la acción en las Naciones Unidas y en todo el mundo.

En la actualidad, la Declaración es el instrumento internacional más completo que existe sobre los derechos de los pueblos indígenas. En él se establece un marco universal de normas mínimas para la supervivencia, la dignidad y el bienestar de los pueblos indígenas y también se profundiza en los instrumentos de derechos humanos existentes y se aclara cómo estos se aplican a la situación particular de los pueblos indígena .

En la última década, la aplicación de la Declaración ha logrado algunos éxitos importantes a nivel nacional, regional e internacional. A pesar de los avances realizados, sigue habiendo una la brecha entre el reconocimiento formal de los pueblos indígenas y el ejercicio de sus derechos en la práctica. Los pueblos indígenas siguen haciendo frente a la exclusión, la marginación e importantes dificultades para disfrutar de sus derechos básicos.

Fuentes:

www.un.org/indigenous

www.unesco.org/new/en/indigenous-peoples

www.fao.org/indigenous-peoples/es

www.ifad.org/topic/overview/tags/indigenous_peoples

Publicidad