El recorrido que debes hacer por Europa si amas ‘Game of Thrones’

Publicidad

Un lugar legendario fue destruido. El espacio que presenció la boda de Daenerys Targaryen con el Khal Drogo convirtiéndola en la Khaleesi, su primer papel como conquistadora. El hermoso lugar encima del mar, llamada la Ventana de Azure, en la República de Malta que fue creada aproximadamente en el siglo XIX gracias al impacto de una cueva, se derrumbó hace apenas unos meses como consecuencia de un mal clima. Solamente eran dos rocas sosteniendo una base, pero gracias a los paisajes del país ofrecía una magia que iba más allá de su vínculo con Game of Thrones.

En Internet corría el rumor de que la zona había sido destruida como consecuencia de los visitantes fanáticos de la serie de televisión, pero en realidad fueron sólo consecuencias climáticas. Es cierto que el hype de una obra fílmica atraiga la atención de muchas personas, poniendo en riesgo la integridad de las zonas originales, especialmente cuando se trata de lugares antiguos o espacios naturales; sin embargo, esa misma atención hace que las personas tengan mayor respeto por esas áreas, permitiendo darle vida a los lugares y mantener intacto el legado que han dejado, tanto para la historia como para el juego de tronos.

Si eres fanático de la serie sin duda has deseado experimentar lo que se siente estar en Poniente o Essos, por suerte estos lugares no son prohibidos ni están destruidos y cualquiera puede visitarlos. Todos los espacios de esta lista se encuentran en Europa, por lo que son una ruta perfecta para cualquier viajero del continente y convertirse en un westerosi.

El puerto de Ballintoy – Irlanda del Norte

Las Islas de Hierro

El lugar de nacimiento de los Greyjoy: Theon, Yara y Euron. Las playas de las Islas de Hierro llenas de rocas con constantes olas de las costas se encuentran en El puerto de Ballintoy, una pequeña ciudad costera cuya población decayó hasta que la serie le dio fama, pero afortunadamente no hay mucha gente, por lo que se puede disfrutar en silencio el increíble paisaje de Irlanda del Norte, donde gran parte de la serie es filmada gracias a su diversidad natural. El espacio es tranquilo, a diferencia de como parece en la serie, pero es perfecto para pasar unos cuantos días y deleitarse con los sonidos de las aguas cercanas.

Fuerte Manoel – Malta

El Septo de Baelor

Aquél lugar en el que Ned Stark perdió la cabeza por órdenes del niño maniático Joffrey Baratheon (Lannister). Construido hace más de 200 años por la orden de Malta, hoy es considerado uno de los sitios arqueológicos más importantes de la zona, por lo que significa un deleite para cualquiera interesado en la historia o en la serie de T.V. Viajar ahí sirve como pretexto para disfrutar de Malta y pasar por Italia, la cual se encuentra al norte del país. Ambos parajes son reconocidos por su gastronomía, monumentos y los lugares cercanos a las costas.

El Volcán Hverfjall y los glaciares Myrdalsjokull y Vatnajökull – Islandia

Mas allá del Muro

Aunque es más difícil llegar a esos lugares (pero no imposible) son los espacios que le dieron hogar a algunas de las escenas Más allá del Muro, donde Jon Snow pasó gran parte de su tiempo antes de convertirse en Rey del Norte, luchando contra salvajes y “caminantes”. Islandia también sirvió como setting para otras escenas de la serie gracias a sus increíbles paisajes, lagos y bosques, los cuales, al estar intactos, ofrecen la perspectiva medieval que pretenden los realizadores. Es esencial ir a ese país para disfrutar la verdadera esencia de Game of Thrones.

Castillo de Ward – Irlanda del Norte

Winterfell

Gran parte de las primeras temporadas de la serie se llevaron a cabo en este enorme castillo histórico en Irlanda del Norte. El hogar de los Winterfell está rodeado de campos y laberintos, además de que los espacios en realidad ofrecen un acercamiento a tiempos antiguos. Su arquitectura estuvo creada con tintes góticos y clásicos, por lo que cada una de sus columnas está manchada de historia. Hoy es uno de los lugares más famosos visitados por los fanáticos y cada vez existen más actividades para sentirse como un habitante. Hay restaurantes, teatros, cafés y demás establecimientos, pero nunca parece un lugar completamente moderno.

Grjótagjá – Islandia

La cueva de Jon e Ygritte

¿Quién no quisiera vivir una noche como la que pasan Jon e Ygritte en aquella cueva de aguas termales? Todos… sin embargo, es poco probable. Cerca del lago Mývatn, al norte de Islandia, donde se encuentran las cuevas de Grjótagjá, donde se puede disfrutar un paseo tranquilo pero está prohibido darse un baño ya que en los últimos años las temperaturas se han elevado y cualquiera puede salir lastimado. La serie fue grabada con distintas medidas, las cuales permitieron crear la fantástica escena del bastardo y la salvaje, pero aún vale la pena visitar el lugar.

Lokrum – Croacia

Qarth

La Ciudad de Qarth, la más grandiosa de todo el mundo –según sus habitantes–. Donde Daenerys libera al ejército de los Inmaculados y comienza su poderío como conquistadora. El espacio es un lugar real llamado Lokrum, una isla en Croacia que parece un lugar salido de tiempos medievales. En su parte más llamativa se encuentra una mansión que parece un fuerte, construido hace más de 100 años. La isla le pertenecía a Maximiliano de Habsburgo, quien se la había regalado a Carlota. Lo conforman distintos jardines botánicos.

Alcázar de Sevilla – España

Los palacios de Dorne

Aunque nunca logramos ver Dorne en su plenitud, gran parte de las tomas interiores con el Principe Doran Martell y las Serpientes de Arena se llevaron a cabo en el Real Alcázar de Sevilla, un palacio que se construyó a lo largo de distintas épocas desde el año 914 hasta aproximadamente el siglo XVII, por lo que posee múltiples estilos en su arquitectura, desde el gótico hasta el renacentista. Ahí reside la familia Real Española cuando pasan por la zona, es considerado Patrimonio de la Humanidad y cualquiera puede visitarlo con visitas guiadas. Es un must si se viaja a España.

Puente Romano de Córdoba – España

Volantis

Apenas hemos podido dar un vistazo a la ciudad de Volantis, cuando Tyrion acompaña a Varys en su búsqueda por Daenerys antes de que súbitamente sea secuestrado por Jorah Mormont. Uno de los espacios más hermosos que aparece durante esa temporada es el Puente Romano de Córdoba, construido durante el siglo I por los romanos. Era una de sus entradas principales y sólo ha sufrido unas cuantas remodelaciones, por lo que es una de las construcciones más complejas y duraderas de toda España.

Viajar a gran parte de estos lugares no resulta caro, especialmente porque son pequeños espacios que pueden integrarse en paseos por Europa. Game of Thrones hace cientos de referencias a hechos reales (a excepción de los elementos de fantasía) y es apropiado que ahora la serie use escenarios históricos. El pasado de la humanidad, lleno de guerra, se encuentra en esos muros y suelos, pero también la belleza de lo que pudimos construir hace años y la simpleza que dominaba los pueblos y ciudades. Viajar a esos lugares no sólo es placentero por revivir los sucesos de la serie, sino porque ofrece más de lo que esperamos.

 

Fuente

Publicidad