Las amenazas de Trump a Corea del Norte son contraproducentes, según analistas

Publicidad

Las amenazas de Donald Trump de “destruir totalmente” Corea del Norte son contraproducentes, según los analistas, y alientan al régimen de Pyongyang a seguir desarrollando armas nucleares en nombre de la legítima defensa.

El presidente de EEUU aprovechó el martes su primer discurso ante la Asamblea General de la ONU para lanzar una amenaza a Pyongyang, que acaba de realizar su sexto y más importante ensayo nuclear hasta la fecha y que respondió a las nuevas sanciones internacionales lanzando un misil que sobrevoló Japón.

Trump afirmó el martes que el líder norcoreano, Kim Jong-Un, está llevando a cabo “una misión suicida, para sí mismo y para su régimen”. Si EEUU “se ve forzado a defenderse a sí mismo o a sus aliados, no nos quedará más remedio que destruir totalmente Corea del Norte”, aseguró.

Pero los analistas apuntan a que estas palabras reforzarán todavía más la voluntad de Kim de desarrollar armas nucleares.

“Con estas palabras, el presidente Trump dio al régimen de Kim las declaraciones de la década”, según Marcus Noland del instituto Peterson de economía internacional. “Las pondrán en bucle en la televisión oficial norcoreana” para demostrar que Pyongyang necesita efectivamente armas disuasorias para protegerse de una agresión estadounidense, añade.

Joel Wit, un investigador de la universidad Johns Hopkins, duda sin embargo de que Washington esté dispuesto a pagar el precio humano que supondría un conflicto, pero asegura que Trump es “una incógnita y es difícil saber cuándo está hablando en serio y cuándo no”.

Estados Unidos tiene 28.500 soldados desplegados en Corea del Sur, una herencia de la guerra de Corea de 1950-53 que terminó con un armisticio pero sin un tratado de paz.

Además de las armas nucleares, la artillería norcoreana amenaza también la frontera con el Sur, y pone a Seúl y a sus millones de habitantes en el punto de mira de sus armas convencionales y químicas.

Japón y sus grandes ciudades también están al alcance de los misiles norcoreanos, por lo que un ataque de EEUU podría tener grandes consecuencias en toda la región.

Líneas rojas

En el contexto de tensión actual, algunos expertos, como Jeung Young-Tae, director de estudios militares de la universidad de Dongyang University en Corea del Sur, cree que no se pueden tomar las declaraciones de Trump como una simple jugada de poker.

“El problema es saber dónde está la línea roja para lanzar un ataque militar”, asegura, aunque considera que un conflicto parece todavía muy improbable a pesar de las provocaciones de Corea del Norte.

“Los ICBM (misiles balísticos intercontinentales) y los programas armamentísticos (norcoreanos) son demasiado grandes y demasiado amenazantes como para considerarlos únicamente como una moneda de cambio para negociar, ahora la amenaza es real para muchos estadounidenses”, indica.

En el mismo sentido, Mira Rapp-Hooper, investigadora en el Paul Tsai China Center de la Yale Law School, tiene dudas sobre la eficacia de la estrategia de Trump y de si su lenguaje “apocalíptico” refleja una voluntad militar o solo un intento de conseguir que China condene con más firmeza a Corea del Norte.

Con información de AFP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Publicidad