Congresista pide indagar ataques contra diplomáticos en Cuba

Publicidad

Columbia, Carolina del Sur, EE.UU: El congresista republicano Joe Wilson solicitó el jueves al Departamento de Estado investigar una extraña serie de ataques contra diplomáticos estadounidenses en La Habana, y exhortó al secretario Rex Tillerson a llegar al fondo de los ataques inexplicables e invisibles que han afectado a estadounidenses en territorio cubano.

“A la luz de estos graves ataques contra el personal de la embajada de Estados Unidos, exhortamos al Departamento de Estado a que investigue inmediatamente los incidentes y determine qué fue lo que pasó en La Habana”, escribió en una carta Wilson, quien integra el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes.

Casi dos docenas de diplomáticos y agentes de inteligencia de Estados Unidos y sus parejas que radican en La Habana han sido afectados por los ataques durante el último año. El Departamento de Estado ha dicho que 22 casos fueron “confirmados médicamente”, aunque es probable que el número aumente.

Los síntomas y circunstancias reportados han variado ampliamente, lo que hace que sea difícil tener una sola conclusión sobre los ataques. Los incidentes comenzaron el año pasado y se considera que aún continúan. Un ataque fue reportado a finales de agosto.

La carta de Wilson dirigida a Tillerson sobre lo que deberían hacer tanto él como la dependencia a su cargo, es algo que ya han estado haciendo durante la mayor parte del año.

El FBI dirige una investigación para determinar qué y quién atacó al personal estadounidense y cómo pueden detenerlo, indicó el Departamento de Estado. Dicha investigación también incluye a la división de seguridad diplomática del departamento, entre otras agencias, de acuerdo con lo que informó The Associated Press.

En La Habana, el FBI ha usado equipo avanzado y ha abierto muros para tratar de encontrar algún dispositivo que pudiera ser responsable. Es la primera vez que se le permite al FBI operar abiertamente en territorio cubano en más de medio siglo.

El presidente Donald Trump ha culpado a Cuba de los ataques, si bien el gobierno cubano ha negado repetidamente estar involucrado o haber sabido sobre los incidentes.

El lunes, Trump dijo que “creo que Cuba es el responsable. En verdad pienso eso”. No ofreció más información sobre el arma que pudo haberse utilizado para causar el daño, que va desde la pérdida auditiva permanente hasta lesión cerebral leve o conmoción cerebral.

El Departamento de Estado ha dicho que a pesar de la extensa investigación y de las visitas del FBI a la isla, Estados Unidos aún no puede identificar ni a un culpable ni al dispositivo que causó todo. Tampoco estaba claro si Trump insinuó que Cuba era el responsable de los ataques o simplemente compartió la responsabilidad porque no mantuvo a los estadounidenses a salvo en su territorio.

En su carta, Wilson escribió que las acusaciones suscitan preocupaciones no solo por el personal diplomático estadounidense, sino también por “la salud y el bienestar futuros de los estadounidenses que visiten la isla”.

Al menos un turista ha reportado experimentar malestares sin explicación luego de una estancia en 2014 en el mismo hotel en que el los empleados gubernamentales fueron objeto de los incidentes. Chris Allen, de Carolina del Sur, contó a la AP que experimentó adormecimiento que se propagó a través de sus extremidades a los pocos minutos de recostarse en la cama.

El Departamento de Estado ha recibido reportes de varios estadounidenses que visitaron Cuba, donde indican que presentaron síntomas similares a los que los diplomáticos tuvieron. El gobierno ha dicho que no puede verificar sus relatos, pero tampoco ha indicado si está tratando de hacerlo. Cuando fue cuestionado sobre si alguien está investigando esos reportes, el Departamento de Estado dijo que su consejo para los turistas preocupados es “consultar a un profesional médico”.

El departamento ha evitado echar la culpa al gobierno del presidente cubano Raúl Castro por los ataques que comenzaron el año pasado. En un cable enviado el lunes a todos los puestos diplomáticos de Estados Unidos en el extranjero, el Departamento de Estado dijo que no ha “atribuido la culpa al gobierno de Cuba”.

“Seguimos investigando esos ataques y no sabemos quién o qué está detrás de ellos. Continuaremos intercambiando información con los investigadores cubanos”, señala el documento diplomático.

El cable, rotulado como “delicado”, expuso las razones de las medidas que Estados Unidos ha tomado en respuesta a los ataques, incluido el retiro de más de la mitad de sus diplomáticos de Cuba y la expulsión de 15 diplomáticos cubanos de Estados Unidos.

Estados unidos y Cuba reanudaron sus relaciones diplomáticas en 2015, tras medio siglo de distanciamiento. Sin embargo, los ataques a los estadounidenses y acciones realizadas por Washington en respuesta a dichos incidentes han comenzado a deshacer los incipientes lazos oficiales.

Con información de AP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Publicidad