EEUU, en busca de un reemplazo para el obsoleto tanque Abrams

Publicidad

El Pentágono ha entendido finalmente que el tanque principal del Ejército de Estados Unidos, Abrams, está a punto de llegar al fin de su vida útil. En este sentido, el organismo militar ha empezado a trabajar en el prototipo de un ‘carro de combate del futuro’.

En realidad, es de esperar que el carro de combate no entre en servicio antes del 2040, informa el medio Scout

Las cualidades principales que adornarán al tanque del futuro son la capacidad de rastrear y destruir una gama más amplia de blancos a distancias largas, incinerar drones con láseres y neutralizar el fuego de la artillería enemiga.Está previsto que el nuevo tanque sea más ligero gracias al uso de materiales compuestos, en comparación con los Abrams, cuyo peso ronda las 72 toneladas. Los diseñadores quieren reducir este índice al menos en un 20%, lo que permitiría aumentar la maniobrabilidad del tanque incluso en zonas casi intransitables.

El tanque del futuro aparecerá solo después de que el Ejército de EEUU reciba el carro de combate modernizado Abrams M1A2 SEP v4, que está programado para la década del 2020.

Este modelo estará equipado con sensores infrarrojos de tercera generación, que permiten detectar blancos de manera más simple, así como contará con municiones polivalentes de calibre 120mm, que son más mortíferas y reemplazan a otros cuatro tipos de municione a la vez.Este parece el límite para el Abrams: los diseñadores no saben cómo se puede seguir modernizando esta plataforma.

El medio ruso Rossiyskaya Gazeta señala que es poco probable que este nuevo modelo sea capaz de competir con los rusos T-14 Armata. De ahí que el Pentágono haya iniciado la búsqueda de nuevas soluciones, concluye el artículo.

Con información de Sputnik

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Publicidad