Cuba aprendió en 2017 que necesita más barreras contra los huracanes

Publicidad

El devastador paso del huracán Irma por territorio cubano dejó enseñanzas como la necesidad de investigar la implantación de barreras físicas, dijo a Sputnik el científico Jesús Salomón, presidente de la Cátedra de Seguridad y Riesgo de Cuba.

En el territorio cubano, Irma mató a 10 personas, afectó a 12 provincias y causó pérdidas por más de 13.000 millones de dólares.

Como parte del “trabajo constante que no se puede detener”, se necesita estudiar muy bien los análisis de barreras contra los meteoros y sus efectos, como marejadas, subidas del mar e inundaciones, indicó Salomón.”¿Qué es una barrera? Pueden ser estructuras físicas, desde el punto de vista de muros y otros obstáculos, pero también pueden ser distancias de las costas, y el alejamiento de las cosas más vulnerables”, detalló.

Salomón se refirió al trabajo realizado por la empresa Inversiones Gamma del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, que llevó a cabo vertimientos de arena en las playas para lograr un perfil costero más alto y mayor pendiente, lo que evitó que Irma provocara un efecto más dañino.Esa labor de investigación “profunda”, realizada en colaboración con distintas empresas, incluso extranjeras, al final protegió las costas, evaluó.

También los manglares constituyen otro ejemplo de barrera, en este caso natural, indicó.

El catedrático cree asimismo importante analizar formas para garantizar la robustez de las instalaciones y su protección y, donde sea pertinente, soterrar el tendido eléctrico.

El peor del Atlántico

Irma, el evento meteorológico más poderoso y violento en la historia del Atlántico tocó tierra cubana el 9 de septiembre con vientos sostenidos de 260 kilómetros por hora y marcó un quiebre para el elogiado sistema de prevención de huracanes encabezado por la Defensa Civil, pues hubo 10 muertos, un hecho que no se registraba en décadas.”Nadie puede discutir el esfuerzo realizado por nuestra Defensa Civil y su primacía en este campo, lo cual la convierten en un paradigma en el continente por los pocos daños que causan en nuestro país estos fenómenos naturales”, dijo Salomón, titular de la Sección ante Derrames de Hidrocarburos del Instituto Panamericano de Ingeniería Naval-Capítulo Cuba.

Esa política adoptada hace décadas permitió salvar vidas y bienes desde que en 1963 el ciclón Flora causó más de 1.000 muertos en el oriente del país.

“Sin embargo, como especialistas, siempre tratamos de mejorar, de buscar la perfección en este campo, educar, formar, con un trabajo constante que no se puede detener”, dijo.

Los vientos, lluvias e inundaciones costeras afectaron 179.000 viviendas y causaron daños significativos en infraestructuras y edificaciones de salud y educación, así como en agricultura, industria azucarera, instalaciones turísticas, comunicaciones y servicio eléctrico.

De hecho, el sistema de electricidad colapsó por primera vez, según reconoció el 21 de este mes ante el parlamento el presidente Raúl Castro.Miles de árboles derribados por el viento y las inundaciones exigen intensas acciones de limpieza de ríos y ciudades para evitar acumulación de desechos vegetales y obstrucción de los drenajes, “todo lo cual demanda acciones más eficaces de formación y de educación alrededor de esta temática”, indicó Salomón.

Además, la experiencia de Irma demuestra que se necesita conocer más sobre la naturaleza y los efectos de los huracanes de categoría 5, los más potentes en la escala de vientos Saffir-Simpson, que incluso pueden presentarse acompañados de tornados.

“Es necesario estudiarlos y calcular sus posibles trayectorias y efectos”, dijo.

Malestar social

Irma también expuso problemas en la respuesta social ante el ciclón.

Por indisciplina social hubo una cifra inusual de muertos, según la especialista en comunicación de la no gubernamental Sociedad Cultural José Martí, Annia Marín.

“Uno de los casos fue el de la anciana de 89 años de la calle Tercera, aquí en El Vedado (barrio de La Habana), quien murió ahogada porque se negó a ser evacuada”, dijo Marín a esta agencia.

Para ella, la mayoría de las muertes ocurridas se deben a violaciones de las normas de seguridad que indica la Defensa Civil desde que se detecta la proximidad de un ciclón y se establece la “fase informativa”.También se registraron inusuales casos de vandalismo y saqueos en medio de las inundaciones, reportados por la Fiscalía General, que abrió investigaciones e incluso expedientes penales.

La falta de electricidad y de agua y los problemas de distribución de alimentos dieron pie también a desórdenes y protestas puntuales en algunas zonas de la capital.

Al referirse al huracán Irma y sus efectos ante el parlamento, Castro dijo que en 20 días quedaron restablecidos el suministro de agua y electricidad en todo el país, y se preservaron los servicios de educación y salud, y el control epidemiológico.Además, según el presidente, en solo 62 días concluyeron las reparaciones necesarias en las instalaciones turísticas, antes del inicio de la temporada alta que marca el mayor flujo de viajeros hacia esta isla caribeña.

Con información de Sputnik

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Publicidad

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*