Human Rights Watch acusa a combatientes yazidíes de ejecutar civiles

Publicidad

Combatientes yazidíes habrían secuestrado y ejecutado a 52 civiles en el norte de Irak en represalia por las atrocidades cometidas por el grupo Estado Islámico contra esta minoría, afirmó el miércoles la organización Human Rights Watch (HRW).

En 2014 yihadistas del grupo extremista sunita mataron a miles de yazidíes en el monte Sinjar y secuestraron a miles de mujeres y adolescentes para reducirlas a esclavas sexuales.

Según HRW que cita allegados a las víctimas, el 4 de junio de 2017 “las fuerzas yazidíes detuvieron y aparentemente ejecutaron a hombres, mujeres y niños de ocho familias de la tribu (sunita) Al Bu Meteut que huían de los combates entre el EI y las unidades paramilitares Hashd al Shaabi al oeste de Mosul”.

La segunda ciudad de Irak, retomada a EI a principios de julio por las fuerzas de Bagdad, es la capital de la provincia de Nínive en donde se encuentra Sinjar, feudo de la minoría yazidí perseguida por los yihadistas en el noroeste del país.

“Cuando se está terminando el combate contra el EI en Irak, las fuerzas de seguridad deben concentrarse en la prevención de actos de represalia y en imponer el Estado de derecho”, exhortó en un comunicado Lama Fakih, de HRW para Medio Oriente.

“Las atrocidades pasadas cometidas contra los yazidíes no dan a sus fuerzas un cheque en blanco para cometer abusos contra otros grupos, sea cual fuere el pasado”, continuó.

Unidades yazidíes de Hashd al Shaabi, que se encuentran bajo la dirección del primer ministro, “están igualmente implicadas en otros dos casos de desaparición forzada a fines de 2017 de miembros de la tribu Al Bu Meteut y Jahesh”, dos clanes sunitas, según HRW.

Responsables yazidíes indicaron a la ONG que combatientes de esas unidades afirmaron ser los responsables de la muerte de 52 miembros de la tribu Al Bu Meteut. Suministraron a HRW fotos de la ropa que pertenecía, según ellos, a las víctimas.

Comandantes militares yazidíes reconocieron estar implicados en esos crímenes, estimando que los miembros de esta tribu son “perros que merecen morir”, acusándolos de haber participado con el EI en las persecuciones sufridas por su comunidad. Ambas tribus lo desmienten.

Miles de mujeres y adolescentes, en particular yazidíes, fueron violadas, secuestradas, reducidas a la esclavitud y sometidas a un trato inhumano en las zonas controladas por el Estado Islámico.

Según la ONU unas 3.000 seguirían cautivas.

Los yazidíes son una minoría de habla kurda, monoteísta, adeptos a una religión esotérica. Creen en un Dios único y en un “jefe de ángeles”representado por un pavo.

Con información de 24 Matins

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Publicidad

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*