Margaret Thatcher y la extraña razón por la que no quiso que un oso panda viajara en su avión hacia Estados Unidos

Publicidad

Margaret Thatcher se negó a compartir un vuelo con oso panda gigante de Londres, según revelaron documentos de la época que han hecho públicos los Archivos Nacionales de Reino Unido.

Fue Lord Zuckerman, presidente de la Sociedad Zoológica de Londres, quien sugirió que el animal, llamado Chia Chia, podría volar en el Concorde que iba llevar a la entonces primera ministra británica rumbo a Estados Unidos.

La Smithsonian Institution de Washington había solicitado que se le prestara a Chia Chia para cruzarlo con Ching Ching, una hembra de panda que vivía en EE.UU.

Pero la idea no le pareció bien a la Dama de Hierro, que la rechazó con el argumento de que los pandas no eran “presagios felices” para los políticos.

El irresistible panda acosador que no quiere soltar la pierna de su cuidador

Por aquel entonces, el secretario del Gabinete, Robert Armstrong, escribió: “Lord Zuckerman ve esto como una señal que demuestra la relación especial y le encantaría hacer público el anuncio del préstamo o la entrega en el momento y forma que la primera ministra piense que beneficiará más a las relaciones angloamericanas”.

Según Armstrong, Solly Zuckerman “incluso sugirió que a la primera ministra le podría gustar llevar al panda en la parte trasera de su Concorde cuando viaje a Washington”.

Pero en su respuesta a este escrito, Clive Whitmore, secretario personal de Thatcher, dejó constancia de la negativa de la jefa del gobierno.

“Ha comentado que no se lleva un panda con ella. Pandas y políticos no son presagios felices“.

El documento también muestra la respuesta personal de Thatcher. “Yo no voy a llevar un panda conmigo”, anotó con tinta azul en un informe interno.

Nota de Margaret Thatcher.Derechos de autor de la imagenNATIONAL ARCHIVES
Image captionLos documentos que ahora han salido a la luz datan de 1981.

Para enfatizar más la idea, subrayó las palabras “yo” y “no”, esta última dos veces.

A continuación, añadió: “Lord Z (en alusión a Lord Zuckerman) sabe más de pandas que yo; estoy segura de que sabrá cómo arreglar estas cosas”.

Los Archivos Nacionales británicos, en Kew, Londres, conservan más de 11 millones de documentos oficiales, muchos de los cuales han sido transferidos a distintos departamentos del gobierno.

Muchos de ellos se hacen públicos cuando han pasado 30 años desde que fueron emitidos.

Con información de BBC Mundo

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Publicidad

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*