Rusia, al alza: cómo en 2017 la economía rusa asombró al mundo

Publicidad

A finales de 2017 la inflación en Rusia se situó en un nivel inusualmente bajo. A pesar de que los países occidentales prorrogaron sus sanciones, la economía rusa siguió adelante.

Inflación

Por primera vez en la historia contemporánea de Rusia, se ha registrado la deflación —un descenso generalizado de los precios— durante dos meses consecutivos. En agosto, los bienes y servicios se abarataron un 0,5% y, en septiembre, un 0,1%, informa el periódico ruso Izvestia.La severa política monetaria y crediticia no fue el único factor que contuvo la inflación. Otros ‘pequeños’ hitos, como las buenas cosechas y el estable tipo de cambio de la moneda rusa, también contribuyeron a evitar el incremento de precios. En general, la inflación disminuyó a niveles inferiores al 4% en 84 de las 85 regiones del país.

El peso de la industria se duplica

Tras varios años de recesión y una lenta recuperación, la industria de Rusia creció más rápido de lo que se esperaba. A finales de 2017, su crecimiento alcanzó el 1,2%, el doble que el año pasado.

La industria mecánica fue una de las locomotoras del crecimiento de la economía rusa. Según datos de la agencia Rosstat, durante los últimos 11 meses el crecimiento de sus principales ramas aumentó en un 50%. Este aumento se debió al ascenso de la demanda proveniente de la industria minera, que incrementó la producción de hidrocarburos y de combustibles debido al alza de precios de estos productos.La producción de vagones de carga se incrementó en un 60,9%. Al mismo tiempo, el lanzamiento del programa de renovación del parque ferroviario dio un empuje a la producción de vagones de viajeros, que creció un 65,4%.

Hasta noviembre de 2017, las exportaciones de gas aumentaron un 8,7% hasta situarse en los 175.000 millones de metros cúbicos, mientras que su producción creció un 14,6% hasta alcanzar los 426.000 millones de metros cúbicos, según datos de Gazprom. La causa de este aumento es la creciente demanda en Alemania y Austria.

Además, las ventas de automóviles se incrementaron en Rusia un 22,4% en 2017. En cuanto a la industria textil, las empresas rusas obtuvieron una gran ventaja competitiva en el mercado nacional gracias a la disminución del tipo de cambio del rublo que se produjo en 2016. No es un secreto que cuando el tipo de cambio de la moneda nacional se deprecia, las importaciones disminuyen. Pese a estas circunstancias, su crecimiento anual aumentó en un 7,6%.

Al mismo tiempo, el comercio al por menor paulatinamente se recuperó de la recesión tras mostrar en el segundo trimestre del año un crecimiento del 1% y del 2,1% en el tercero, según informa el medio ruso RBC.El sector bancario

El 2017 ha sido crucial para el sector bancario porque se realizó un saneamiento a gran escala en cuyo transcurso el Banco Central de Rusia empezó un proceso de saneamiento de tres grandes bancos del país: Binbank, Otkritie y Promsviazbank.

En estas circunstancias, el regulador planea aumentar la eficacia de los modelos de negocio de estos bancos para después venderlos.

No obstante, aunque parezca imposible de creer, el sector financiero de Rusia registró en el tercer trimestre del 2017 un crecimiento del 5,1%. Este es el mejor resultado de crecimiento entre todas las ramas de la economía rusa, informa RBC.

El rublo ‘se independiza’ del petróleo

Hace dos años el rublo vacilaba al compás del precio del petróleo. Ahora, esta dependencia se ha reducido. De acuerdo con RBC, hace dos años, la correlación entre el rublo y el petróleo alcanzaba el 80%, pero en los últimos meses esta dependencia ha disminuido hasta el 30%.Rusia pudo reducir la dependencia de su moneda del oro negro tras adoptar una regla presupuestaria que incluye la compra de divisas extranjeras a cuenta de los ingresos adicionales acumulados cuando el precio del petróleo supera los 40 dólares por barril.

Bitcoin 

El tipo de cambio de la criptomoneda más famosa del mundo, por su parte, batió varios records. Ahora un bitcoin vale al menos 14.000 dólares, mientras que al comienzo de año su precio era de 922,6 dólares.

El interés general por las criptomonedas y el bitcoin en particular ha causado preocupación en el Banco Central de Rusia. Sus expertos advirtieron por primera vez en documentos oficiales de que el uso de criptomonedas implica muchos riesgos. En caso de que este mercado se desplome, los inversores podrían perder más de 200.000 millones de dólares.

Hoy en día muchos expertos consideran que el bitcoin es un nuevo tipo de estafa piramidal dado que engloba rasgos que se suelen identificar con estas pirámides financieras, como experimentar un rápido crecimiento y prometer abultados ingresos.¿Qué le espera a Rusia?

En 2018, la influencia del tipo de cambio del rublo y la de las buenas cosechas se debilitarán. En estas circunstancias, el Banco Central espera que se acelere el crecimiento de precios hasta el 4%. Sin embargo, de todas formas, el regulador no tendrá que endurecer sus políticas monetarias y crediticias.

En caso de que se aplique la política correcta por parte de las autoridades rusas, la economía y la industria del país lo tienen todo en sus manos para alcanzar un crecimiento anual de hasta el 4,5%A finales de julio, la Unión Europea prorrogó las sanciones económicas contra Rusia. En agosto, el presidente de EEUU, Donald Trump, firmó a su vez la ley sobre la aplicación de sanciones contra Rusia.

Por ello, la Hacienda de Rusia planea minimizar el impacto de las restricciones occidentales con la emisión de bonos estatales en moneda extranjera. Esta medida tendría que atraer el interés de los inversores porque la rentabilidad será más alta que la de las inversiones en los depósitos bancarios o multidivisa.

Con información de Sputnik

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Publicidad

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*