“120 kilómetros de hielo y terror”: la carretera más peligrosa del mundo está en Siberia

Publicidad

Una insólita carretera une la ciudad portuaria de Pevek, la más boreal de Rusia, y la isla de Aion, ubicada en aguas del mar de Siberia Oriental. Lo insólito es que dicha ruta —denominada ‘zimnik’ en ruso— esté hecha precisamente… de hielo.

Esta carretera invernal se extiende a lo largo de 120 km sobre el mar helado y está abierta al tráfico solo durante los dos meses más fríos del año. La periodista Noemi Penna, del medio italiano La Stampa, visitó la zona y se quedó totalmente impactada por el ‘zímnik’ siberiano.

“Tras observar estos enormes espacios blancos, resulta difícil entender dónde termina la tierra y dónde empieza el mar”, reveló. Según la periodista, los habitantes de Aion están separados del continente por “120 kilómetros de hielo y terror”.

“Aquí, cualquier crujido repentino te pone la piel de gallina. Se necesita mucha valentía y sangre fría para realizar este viaje y no solo hacer frente al hielo, sino también a las temperaturas extremas y a las ráfagas de viento que alcanzan una velocidad de 40 metros por segundo”, subrayó.Penna detalló que gracias a las temperaturas de entre —15 y —35 grados bajo cero los camiones más pesados tienen la oportunidad de circular por esta carretera para transportar a la isla todo lo necesario, en particular, medicamentos, productos alimenticios y combustible.

“La mayoría de los 400 habitantes de Aion nunca ha estado en el continente”, reveló la periodista.

La italiana agregó que en mayo, el ‘zímnik’ se derrite, mientras que las comunicaciones entre Pevek y Aion se mantienen por vía aérea con helicópteros o por vía marítima —pero solo en el período que va de agosto a octubre—.

Con información de Sputnik

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Publicidad

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*