¿Dónde está Mahmud Ahmadineyad?

Publicidad

Crecen las dudas sobre la integridad física del expresidente iraní Mahmud Ahmadineyad. Los rumores acerca de su detención por parte de las fuerzas de seguridad no cesan de difundirse por diferentes medios de comunicación.

La primicia fue publicada por Al Quds Al Arabi, medio árabe con sede en Londres. El mismo informaba el pasado 6 de enero que, según sus propias fuentes en Teherán, Ahmadineyad había sido capturado durante una visita a la ciudad de Busehehr bajo cargos de “incitación a disturbios”, en referencia a las protestas que se desataron días atrás en varias localidades del país persa, y que este negociaba su prisión domiciliaria.

Según la agencia de noticias local ILNA, el abogado del expresidente desmintió la detención y señaló como falsa la información que circula al respecto.Ahmadineyad había sido amenazado y señalado como “sedicioso” por las autoridades iraníes, luego de que este hiciera declaraciones públicas contra el Gobierno de Rohaní.

Antes del inicio de las protestas, la máxima autoridad del sistema judicial iraní, el ayatolá Sadeq Larijani, había acusado a Ahmadineyad de criticar el sistema judicial, ya que “cualquiera que socave el sistema político (iraní) está cometiendo sedición”, afirmó. Como respuesta, el expresidente lo desafió a presentar pruebas de la acusación en 48 horas.

Por su parte, el actual vicepresidente iraní, Eshaq Jahangiri, había señalado al sector político representado por Ahmadineyad por estar detrás de la organización de las últimas jornadas de protesta. El jueves 28 de diciembre, día en que estallaron las manifestaciones, el expresidente había mencionado, entre otras cosas, que “algunos funcionarios actuales viven lejos de las personas y de sus problemas, y no saben nada acerca de la realidad de la sociedad” agregando que “las dificultades que vive Irán hoy son producto de una mala administración y no de la falta de recursos económicos”.Lea también: Irán encuentra a los culpables de los disturbios internos

Mahmud Ahmadineyad pertenece al sector ‘conservador’ de la política iraní que representa a los herederos de la Revolución iraní, a los continuadores de la causa antimperialista de Jomeini. Por su parte, el de Rohaní es considerado como un gobierno ‘liberal’, más flexible a la apertura de las relaciones con las potencias occidentales como Estados Unidos. *

La Red Voltaire publicaba el domingo 7 de enero, haciéndose eco de las fuentes mencionadas, noticias sobre las detenciones de Ahmadineyad y del hijo de Ebrahim Raisi, candidato presidencial en 2017 por el sector conservador. Ese día, el mismo medio retiró la noticia luego de haber sido desmentida, no obstante, plantea dudas respecto a este confuso episodio en su artículo titulado ‘¿Qué está sucediendo en Irán?‘.La libertad o la detención del líder político iraní siguen siendo posibilidades reales hasta que Ahmadineyad dé muestras de su libertad o hasta que el Gobierno de Rohaní emita una declaración al respecto.

Mientras tanto, las alarmas indican que la lucha política en la nación persa se ha recrudecido.

* Hasta la llegada de Trump al poder ninguna potencia occidental tenía problemas con el actual presidente iraní. Tanto Obama como los líderes europeos lo consideraban un personaje clave para el acercamiento de intereses, al contrario de su contrincante político Mahmud Ahmadineyad. Fiel reflejo de esta relación fue el acuerdo nuclear 5+1 firmado en 2015, que contó con el apoyo de los líderes mundiales, a excepción de Israel.

Con información de Sputnik

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Publicidad

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*