El año del perro amarillo: conoce a los cinco canes más famosos de Moscú

Publicidad

De acuerdo con el calendario oriental, 2018 es el año del perro amarillo. Puesto que la tradición se sigue en gran medida también en Rusia, recopilamos una lista de los cinco canes más famosos de Moscú.

  • Los hocicos de la suerte

Los ‘canes’ de la estación Ploshchad Revoliutsi del metro moscovita son parte de una tradición muy difundida entre los estudiantes. La estación cuenta con cuatro estatuas de bronce idénticas que representan a un guardia fronterizo y su perro. Según la leyenda, acariciar el hocico de esos perros trae buena suerte y, consecuentemente, buenas notas en los exámenes.

Una joven acaricia el hocico de uno de los perros de bronce de la estación Ploshchad Revoliutsi
© SPUTNIK/ KIRILL KALLINIKOV
Una joven acaricia el hocico de uno de los perros de bronce de la estación Ploshchad Revoliutsi

Se estima que la tradición comenzó a finales de los años 30 del siglo pasado por estudiantes de la Universidad Técnica Estatal Bauman de Moscú, cuya estación está ubicada en la misma línea que Ploshchad Revoliutsi, a pocos minutos de distancia.

Los estudiantes moscovitas aseguran que frotar el hocico de esos perros de bronce, de hecho, ayuda a obtener buenas notas. Sin embargo, algunos creen que solamente uno de los cuatro perros —el que queda más cercano al tren que va del centro de la ciudad a la periferia— posee el poder de afectar a la puntuación de los estudiantes.

De todas maneras, los hocicos de las cuatro estatuas de los canes brillan intensamente de tanto frotarlas con la mano un sinnúmero de estudiantes esperanzados, y no solo estudiantes.

  • El perro callejero

Una estatua de bronce de un perro rascándose la oreja con la pata trasera, ubicada en la estación Mendeléyevskaya del metro de Moscú desde febrero de 2007, es un homenaje de la capital rusa a los animales callejeros.

La estatua del perro Málchik en el metro de Moscú
© SPUTNIK/ ALEKSEY NIKOLSKYI
La estatua del perro Málchik en el metro de Moscú

La obra, titulada ‘Compasión’ se creó en memoria de un perro específico: un perro callejero conocido como Málchik (Niño) que durante muchos años vivió en un pasadizo subterráneo que conducía a esa estación de metro hasta el día en el que lo mataron a cuchilladas.La crueldad de lo ocurrido causó bastante resonancia en los medios de comunicación en aquel entonces. La joven responsable de matar al animal fue arrestada y condenada, y tuvo que someterse a un año de tratamiento psiquiátrico

Un niño al lado de la estatua del perro Málchik en el metro de Moscú
© SPUTNIK/ ALEKSEY NIKOLSKYI
Un niño al lado de la estatua del perro Málchik en el metro de Moscú

Varios moscovitas, entre ellos algunas celebridades rusas, decidieron reunirse para construir el pequeño monumento en memoria de Málchik y en homenaje a todos los animales callejeros.

  • Canes de guerra

Otro icónico monumento al animal símbolo del año 2018 puede ser visto en el Parque de la Victoria y está dedicado a los perros del frente de batalla. Esos animales tenían la función de sacar a los heridos del campo de batalla, buscar explosivos y llevar municiones adonde los militares no podían pasar.

Monumento dedicado a los perros del frente de batalla
© SPUTNIK/ SERGEY PYATAKOV
Monumento dedicado a los perros del frente de batalla

Se estima que durante los años de guerra aproximadamente 60.000 perros de diferentes razas sirvieron en el Ejército al lado de los soldados, informó Komsomolskaya Pravda.Los canes siguen siendo un importante recurso de la defensa del país incluso en la actualidad. Recientemente, el Ministerio de Defensa de Rusia felicitó a los ciudadanos con motivo de la llegada del año nuevo publicando un vídeo de las tiernas crías de los canes de servicio.

  • Lealtad canina

Un famoso cuadro de la Galería Tretiakov de Moscú muestra que el perro es, de hecho, el mejor amigo del hombre en cualquier situación.

El cuadro'Opiat dvoika' (Notas bajas otra vez) del famoso pintor soviético Fiódor Reshétnikov
© SPUTNIK/
El cuadro ‘Opiat dvoika’ (Notas bajas otra vez) del famoso pintor soviético Fiódor Reshétnikov

El cuadro titulado ‘Opiat dvoika’ (Notas bajas otra vez) del famoso pintor soviético Fiódor Reshétnikov muestra a un niño triste por sus malas calificaciones en la escuela. Su madre y hermanos lo miran con reproche, pero su perro le saluda con alegría. Al parecer, la lealtad del animal es tanta que poco le importa si su dueño es el mejor o el peor alumno de la clase.

  • Raza moscovita

Además de los distintos monumentos a los canes, la capital rusa cuenta incluso con su propia raza de perros: el perro guardián de Moscú. La raza canina fue desarrollada en la década de los 50 en la Unión Soviética y es un cruce entre san bernardo, pastor caucásico y una raza rusa de perro sabueso.

Un can de la raza perro guardián de Moscú
© SPUTNIK/ MIKHAIL VOSKRESENSKYI
Un can de la raza perro guardián de Moscú

El desarrollo de la raza moscovita fue encargado por el Ministerio de Defensa de la URSS, que necesitaba perros fuertes y resistentes que fueran capaces llevar a cabo las tareas de patrulla en las condiciones climáticas más difíciles, desde la fría Siberia hasta la cálida Asia Central.

Con información de Sputnik

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Publicidad

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*