El “terrorismo telefónico” se castigará en Rusia con hasta 10 años de prisión

Publicidad

El presidente ruso, Vladímir Putin, firmó la ley que recrudece hasta un máximo de 10 años de cárcel la pena por el “terrorismo telefónico”, es decir falsos avisos de bomba, incendios intencionados u otras calamidades.

El documento correspondiente fue publicado en el portal web ruso de información jurídica.

Así, un aviso de bomba premeditadamente falso y dirigido contra una instalación de importancia social (establecimientos de salud pública, centros docentes, grandes centros comerciales, etc.) puede conllevar una pena de prisión de entre 3 y 5 años si provoca daños considerables; entre 6 y 8 años si tiene por objetivo perturbar la administración pública; y entre 8 y 10 años si provoca muerte de personas u otras consecuencias graves.Antes, la pena máxima se situó en 5 años.

Una inédita ola de falsos avisos de bomba comenzó en Rusia el 11 de septiembre, afectando hasta el momento unas 3.500 instalaciones en 180 ciudades por todo el país.

Un total de casi 2,5 millones de personas fueron evacuados por el “terrorismo telefónico” que se propagó a 75 de las 85 regiones rusas.

Los servicios de seguridad estiman que el daño provocado por esas llamadas alcanzó unos 2,5 millones de dólares solo en Moscú, mientras que en toda Rusia, según el viceministro del Interior Ígor Zúbov, asciende a miles de millones de rublos.

Las autoridades consideran que se trata de una auténtica ciberofensiva contra Rusia que proviene, sobre todo, de los lugares de concentración de los terroristas en Siria, así como del territorio de Turquía, Ucrania, EEUU y Canadá.

Con información de Sputnik

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Publicidad

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*